Varios productos del mar se parecen tanto entre sí, que la población no relacionada con el sector puede confundirse. Es muy común que nuestros clientes nos pregunten cuál es la diferencia entre abacanto y bogavante. Para resolverlo de forma general, nos decidimos a escribir este artículo.

Sin embargo, la orientación de la respuesta va más encaminada hacia otro lado. Al igual que muchos mariscos se parecen entre sí, también es habitual que reciban distintas denominaciones, a veces incluso por motivos regionales. Y por aquí llegamos a la solución del misterio.

¿Cuál es la diferencia entre abacanto y bogavante?

Ninguna. No existe ninguna diferencia entre abacanto y bogavante, porque son la misma cosa. Simplemente, este delicioso marisco recibe distintos nombres (como otros muchos). En este caso, ambas palabras hacen referencia al mismo producto. Sobra decir que bogavante es la versión más extendida, pero puedes encontrarte también con la denominación abacanto.

Qué sabe mejor abacanto o bogavante

Pero es que hay más. En Asturias, al bogavante se le conoce con el nombre de bugre, que se ha ido extendiendo y no es raro que te encuentres con él. Y aquí en Galicia, donde sin duda tenemos el mejor marisco del mundo, le llamamos lubrigante. De nuevo, solo son formas distintas de referirse al mismo producto.

¿Qué sabe mejor, abacanto o bogavante?

Evidentemente, tras lo explicado, ya no sabrás que no existe respuesta a esta pregunta. El abacanto y el bogavante son lo mismo y, por lo tanto, tienen el mismo sabor. Lo que sí debes diferenciar es entre el bogavante gallego y el de otros destinos populares, como Canadá.

Simplemente no hay color en cuanto al sabor. El gallego está mucho más valorado en el mercado y es el que no puede faltar en tu mesa en las grandes celebraciones o para hacer esas increíbles recetas con arroz. Se reconoce por su característico color oscuro con toques azulados y un naranja muy intenso cuando ya está cocido.