A la hora de preparar una buena paella, plato típico de la cocina española, la materia prima es una de las cosas más importantes que hay que tener en cuenta. Poder contar con materiales de las primeras calidades mejorará muchísimo el sabor de tu plato.

 

Pero además de la materia prima, conocer los procesos de la preparación del plato es indispensable y más cuando hay marisco de por medio en el plato. Para la paella, por ejemplo, hay que saber muy bien cómo preparar las gambas para que el arroz quede de rechupete.

 

Seguramente, pienses que para preparar una paella, baste con cocer las gambas con cabeza, cáscara y todo, esta es una opción pero si de verdad quieres aprovechar todo el sabor y servir una paella fantástica con la que todos tus comensales querrán repetir varias veces lo que debes hacer es limpiar las gambas y servirlas en la paella sin cáscara.

 

Limpiar las gambas es un proceso muy importante a la hora de la preparación de una paella.

 

¿Cómo, te preguntarás? Pues el proceso es muy simple y no te tomará más de un minuto para hacerlo. Hoy vamos a darte los trucos para que puedas aprender a pelar y limpiar las gambas de manera sencilla y muy fácil. Eso si, recuerda que esto debes hacerlo con las gambas frescas o con ellas descongeladas.

 

Lo primero que debes hacer, es retirar la cabeza de todas las gambas. Esto se hace de manera tan sencilla que lo único que debes hacer es, con un poco de presión con tus dedos retirarla. Te aseguramos que serás capaz de quitarles las cabezas sin ningún problema.

 

Eso sí, ni se te ocurra tirarlas a la basura. Con las cabezas de las gambas podrás preparar un fantástico fumet con el que hacer la base del caldo del arroz. Te aseguramos que no es lo mismo cocer la paella con agua que con una base hecha a partir de estos restos.

 

Siguiendo con el proceso de limpieza, una vez fuera la cabeza sólo tienes que retirar las pequeñas patitas que hay en el caparazón de las gambas. Puedes quitarlas con los dedos pero también puedes ayudarte con unas pequeñas pinzas de cocina.

 

En cuanto hayas hecho esto, presiona lateralmente el exoesqueleto de la gamba, rompiendo las pequeñas uniones que hay en el centro del cuerpo, verás cómo poco a poco la cáscara se desprenderá y tendrás toda la carne del cuerpo de las gambas en las manos. 

 

Pensarás que ahora ya están listas, que podrás echarlas a cocer con el arroz sin ningún problema. ¡Pues te equivocas! Todavía queda un paso extra, que mucha gente no hace pero que es el último paso para que tus gambas queden 100% limpias. 

 

Lo que debes hacer es con la punta de un cuchillo, hacer un pequeño corte a lo largo de todo el cuerpo de la gamba. Enseguida verás una pequeña línea de color negro que deberás retirar del cuerpo con la ayuda de un punzón, palillo o con la punta de un cuchillo fino. Esta parte son los intestinos de la gamba, y pese a que pueden consumirse sin ningún problema y que son benignos para el ser humano, a veces pueden dar un sabor amargo a la gamba, arruinando el sabor del plato. Por eso os recomendamos quitarlos.

 

Y así, se limpian las gambas para preparar una paella de cine. Recuerda que si estás buscando el mejor marisco para tus platos, en Cetárea Burela tenemos el mejor marisco fresco de Galicia, del mar directo a tu mesa.