El bogavante es bastante caro y, por ello, da la impresión de ser una comida muy elegante. Lo es, pero lo cierto es que cocinarlo puede ser realmente sencillo. Pero, ¿cómo es mejor el bogavante, a la plancha o al horno?

Por supuesto, dependerá de tus gustos y de tus hábitos alimenticios. Desde Cetárea Burela vamos a proponerte dos increíbles recetas y así tú puedes elegir la que más te apetezca. Y si lo que prefieres es hacerlo cocido, aquí te contamos cómo.

Mejor receta de bogavante a la plancha

Como ingredientes, vas a necesitar: aceite, zumo de limón, ½ cuchara de limón rallado, 2 cucharadas de cebolletas recién picadas, 2 cucharas de perejil recién picado, 1 diente de ajo picado, ¼ cucharadita de sal kosher, langosta, pimienta negra, pimiento rojo triturado y rodajas de limón.

Precalienta una parrilla o sartén a fuego medio. En un tazón pequeño, mezcla aceite, zumo de limón, limón rallado, cebolletas, perejil, ajo y sal. Con unas tijeras de cocina, corta la parte superior de la cáscara de la langosta de la parte carnosa de la cola. Con un cuchillo, corta la carne a la mitad por el centro, sin cortar completamente. Inserta una brocheta a lo largo a través de la langosta para evitar que se enrolle cuando esté cocida.

Unta todo con aceite y sazona con sal y pimienta. Asa con la carne hacia abajo hasta que esté ligeramente carbonizada, aproximadamente 6 minutos. Voltea la langosta y vierte una cucharada de la mezcla por el lado de la carne. Asa hasta que esté bien cocido, unos 5 minutos más. Retira la langosta de la parrilla, espolvorea con pimiento rojo y sirve con rodajas de limón.

Mejor receta de bogavante a la plancha

Mejor receta de bogavante al horno

Como ingredientes, vas a necesitar: 225 g de cola de langosta y 2 colas, 3 cucharadas de mantequilla derretida, 1 cucharadita de sal, 1 cucharadita de pimienta negra, 1 cucharadita de ajo en polvo, 1 cucharadita de pimentón, 1 cucharadita de perejil fresco picado, 1 cucharadita de jugo de limón y 2 gajos de limón.

Con un par de tijeras limpias de cocina, corta a lo largo del medio de la parte superior del caparazón hacia las aletas de la cola, asegurándote de cortar en línea recta. No cortes el final de la cola.

Con una cuchara, separa la carne de los dos lados del caparazón, luego levanta la carne y sácala del caparazón. Presiona los dos lados del caparazón juntos y después coloca la carne sobre la costura, donde se unen los dos caparazones.

Haz un corte poco profundo en el medio de la carne de langosta para que puedas pelar la fina capa de carne de los lados. Esto le da a la cola de langosta su aspecto característico.

A continuación, precalienta el horno a 230 °C y, en un tazón pequeño, combina la mantequilla, la sal, la pimienta, el ajo en polvo, el pimentón, el zumo de limón y el perejil. Luego, cepilla la mezcla uniformemente sobre la carne de langosta.

Coloca las colas en una bandeja para hornear, hornea aproximadamente durante 12-15 minutos, hasta que la langosta esté completamente cocida pero no gomosa. Sirve con una guarnición (de brócoli, por ejemplo) y una rodaja de limón.