Incluso aquellos que los han visto con la frecuencia suficiente pueden no saber mucho sobre ellos. ¿Es el percebe un vertebrado o un invertebrado? ¿El percebe es un molusco?

Su vida es un poco un misterio. Eligen superficies que son lo suficientemente firmes como sus casas, y estas deben estar obligatoriamente cercanas al agua salada, en contacto directo con ella. Es decir, se adhieren a objetos que los mantienen en ambientes salinos relativamente limpios y abundantes en nutrientes. Estos objetos son habitualmente rocas, pero también pueden hallarse en superficies móviles como barcos y en otros animales, como ballenas y tortugas.

El percebe es un invertebrado

Aunque pueda llevar a confusión, los percebes son invertebrados porque sus caparazones están fuera de su cuerpo y no tienen un esqueleto interno con columna vertebral, que es lo que caracteriza a los vertebrados.

Los percebes son artrópodos, formando parte del tipo de animales más grande del mundo, que comprende aproximadamente 1 millón de especies. Otros miembros conocidos de esta familia son los escorpiones, las arañas o sus “primos” marinos (cangrejos, camarones o langostas).

¿El percebe es un molusco?

¿El percebe es un molusco?

Es un poco confuso si solo los miramos. Superficialmente, pueden parecerse a una especie de almeja, ostra o mejillón, que son algunos de los moluscos más conocidos. Como tienen una cubierta con forma de concha, los percebes generalmente se confunden con moluscos.

Pero un percebe es, en realidad, un crustáceo, como los ya mencionados cangrejos, langostas y camarones. Los percebes tienen patas dentro de sus caparazones y muestran la misma segmentación que todos los crustáceos. Por lo tanto, la afirmación “el percebe es un molusco” es falsa.

Más allá de todas estas dudas, hablamos de uno de los manjares más característicos de la gastronomía marina y gallega. En Cetárea Burela ponemos a tu disposición los más frescos para que puedas disfrutarlos en tus comidas especiales.