Una vez cocida y cuando veamos que podemos trabajar a gusto, separamos las patas del resto del cuerpo, en ese momento le damos media vuelta y abrimos el caparazón. Para poder separarlo, debemos de hacer fuerza en la parte posterior, que es justo donde acaba el caparazón.

Leer más